Lector

10. Respuesta, El viejo y el mar

Hoy en día, cuando hablamos de Hemingway, tenemos esa idea del escritor que pasa su vida escribiendo y publicando, al que le llega la fama, la buena fama, y no le abandona. Muy bonito todo. Sin embargo, no fue siempre así.

El viejo y el mar (The old man and the sea) es la última obra de Ernest Hemingway. Estaba decidido a probar que todavía podía escribir algo de calidad después de haberse pasado unos cuantos años sin escribir o haber publicado algo que no fue bien admitido por la crítica. Se rumoreaba que estaba acabado como escritor y no le gustó, así que decidió dar salida a una historia que le había acompañado durante casi dos décadas.

Sí, también a los escritores consagrados les pasan esas cosas. Tienen sus épocas de sequía y de publicaciones sin éxito. Es un consuelo para los que nos dedicamos a esto, aunque no sea de manera profesional.

Nace la idea

Fue ya en 1936 cuando Mr Hemingway empezó a darle vueltas a la idea del pescador. De hecho, en uno de sus ensayos publicado en la revista Esquire, habla de la pesca del marlin, un tipo de pez espada, el mismo que protagoniza su trama en El viejo y el mar. Si se te da bien el inglés, puedes leer el artículo On the blue water aquí. En la misma revista, tiene otros artículos dedicados a la pesca porque era lo que hacía en su tiempo libre. Te copio el párrafo en el que puedes comprobar el germen de la idea:

“Another time an old man fishing alone in a skiff out of Cabañas hooked a great marlin that, on the heavy sashcord handline, pulled the skiff far out to sea. Two days later the old man was picked up by fishermen sixty miles to the eastward, the head and forward part of the marlin lashed alongside. What was left of the fish, less than half, weighed eight hundred pounds. The old man had stayed with him a day, a night, a day and another night while the fish swam deep and pulled the boat. When he had come up the old man had pulled the boat up on him and harpooned him. Lashed alongside the sharks had hit him and the old man had fought them out alone in the Gulf Stream in a skiff, clubbing them, stabbing at them, lunging at them with an oar until he was exhausted and the sharks had eaten all that they could hold. He was crying in the boat when the fishermen picked him up, half crazy from his loss, and the sharks were still circling the boat.”

El caso es que don Ernest escribió la historia completa que le estuvo rondando en la cabeza durante unos 15 años. Se quedó a gusto, satisfecho, disfrutó de la escritura de esta novelette. Cuando llevas tanto tiempo dando forma a una idea, es un gustazo poder sacarla ya a la luz. Además, le gustó lo que escribió -decía que era lo mejor que había escrito- y lo presentó en sociedad, es decir, le entregó el manuscrito a su nuevo editor en Scribners. Era 1952 y el manuscrito tenía ya un añito de edad.

Llega el éxito en 48 horas

No voy a entrar en los detalles del proceso desde que el editor, Scribners y otros participantes aceptan encantados el manuscrito porque les parece muy bueno y porque querían publicar ya algo del escritor, hasta que sale publicado en la revista Life. Lo importante aquí es que fue un auténtico éxito. En tan sólo dos días, se vendieron más de cinco millones de ejemplares. No, no me he equivocado al escribir la cifra. Cinco millones en dos días. Un buen dinerito para Hemingway, y sólo era el principio.

Si quieres ver el ejemplar original de la revista Life en el que aparece la novela, pincha aquí. Páginas de la 34 a la 54, aunque es entretenido ver toda la revista con sus anuncios de la época y esas cosas de revista de los años cincuenta.

Es un pescador pescando en el mar, no hay más

El escritor siempre negó que hubiese simbología alguna en su historia. Cuando escribió al crítico Bernard Berenson, explicó:

“There isn’t any symbolism.The sea is the sea. The old man is an old man … The sharks are all sharks no better and no worse. All the symbolism that people say is shit. What goes beyond is what you see beyond when you know.”

Y aquí es donde llegamos a la respuesta pasando, como siempre, por las tres opciones.

A. No ganó el Premio Nacional de Literatura (Cuba), premio que es real, o lo era en aquel año. 1952, como ya has leído, es el de la publicación del libro.

B. Respuesta correcta.

En 1953, Hemingway gana el premio Pulitzer gracias a El viejo y el mar.

C. Es cierto que en 1954 ganó el Nobel de Literatura, pero no fue únicamente por su último trabajo, sino por el conjunto de sus obras. Vale, es cierto que, evidentemente, su historia favorita le abrió las puertas del Nobel, que, tal vez, sin ella no lo habría ganado, pero el motivo real fue “for his mastery of the art of narrative, most recently demonstrated in The Old Man and the Sea, and for the influence that he has exerted on contemporary style” y lo puedes leer en la web de los premios Nobel.

Si te gusta el cine clásico, además de la literatura, puedes ver las adaptaciones que se han hecho de El viejo y el mar. Spencer Tracy y Anthony Queen se atrevieron a interpretar al viejo pescador y merece la pena disfrutar de sus fantásticas dotes como actores.

Image by orythys from Pixabay

1 comentario en “10. Respuesta, El viejo y el mar”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s