Relatos

Tontas nostalgias de emigrante

Ayer por la mañana, antes de salir de casa, revisé cuánto dinero llevaba conmigo. Todavía necesito tiempo para calcular en una moneda extranjera.

Al echar las monedas en mi mano me dio una extraña sensación de tristeza. Me quedé mirando todas esas libras y peniques, y eché de menos mis euros.

Fue apenas durante unos segundos, pero lo suficiente como para pensar fugazmente en esas pequeñas cosas del día a día que nos recuerdan lo lejos que estamos de todo lo que nos era cotidiano. 

Una nostalgia tonta, una de tantas, lo sé, pero no lo puedo evitar. Tonta nostalgia de emigrante.

$$$$$$$$$$$$$$$$

Este pequeño texto lo escribí a principios de 2013, recién llegada a Inglaterra (no, a Londres no). Esa tonta nostalgia me sucedió. Hoy en día, ya no pienso en los euros, pero hay otras nostalgias que no se van.

Las libras que aparecen en la imagen son antiguas, de la época de mi llegada, por eso no he sacado yo una foto de las monedas que tengo en casa.

Image by Adam Górka from Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s