Escritor

Anti-Consejos vendo

Este artículo viene con manual de instrucciones, pero no hace falta que consultes a tu farmacéutico ni a tu cuñado. Ya te las explico yo.

Lo primero que debes hacer es leer El Anti-Relato. Tal vez pienses “ya lo leeré después”, pero es que después ya no será lo mismo. Deberías leerlo ahora, antes de seguir con el artículo, porque así forjarás tu propia opinión y podrás dejar un comentario megahonesto. Si lo lees después de leer este artículo, estarás influenciado, contaminado, y ya no lo leerás con los mismos ojos porque te estarás fijando en las cosillas que comento, en lugar de leerlo de manera natural.

Venga, segunda oportunidad. Lee El Anti-Relato antes de continuar. Estaré aquí cuando vuelvas.

He escrito un relato de mala calidad. Sí, te lo digo yo, que lo he parido. Lamentablemente, no es lo peor que has leído o vas a leer en tu vida, porque hay que ver lo horribles que son algunos textos que se ven por ahí, pero es malo.

Me apetecía escribir algo así porque va en mi naturaleza rebelde hacer lo contrario de lo que me dicen si lo que me dicen no tiene sentido ni lógica alguna, si me quieren imponer algo. Aunque no siempre rompo las normas por rebeldía, sino por probar, por entender, por curiosidad, por aprender.

En este caso de los relatos y microrrelatos, no ha sido por rebeldía, sino por un “¿qué pasa si…?”. Y ha surgido el Anti-Relato, un texto lleno, llenito de todas esas cosas que se supone que no se deben hacer.

Me he aburrido escribiendo el Anti-Relato. De hecho, lo he escrito sin ganas porque sabía que no había una historia de fondo, que no iba a llevarme a ninguna parte. No había una idea previa. Es más, le he dedicado más tiempo al nombre de los personajes que a la ¿historia? en sí. El título lo tenía claro, pero el contenido no, porque no lo necesitaba.

En realidad, el propósito del Anti-Relato es doble. Quería no sólo experimentar rompiendo normas, sino probar una teoría muy mía acerca de los lectores. De momento, mi teoría es cierta, pero ya hablaré de ella en otro momento.

No sé cuál ha sido tu primera opinión acerca de El Anti-Relato. No sé si ahora tienes una opinión diferente. En los próximos artículos iré analizando mi maravilloso texto y comentando los diferentes consejos que nos solemos encontrar en la red acerca de escribir relatos. Mi intención es ayudarte a mejorar como escritor, aunque sea a través de un microrrelato de mala calidad.

7 comentarios en “Anti-Consejos vendo”

  1. Sin ganas, sin historia detrás del texto y sin idea de continuarlo… el anti-escritor. Como los niños del cole que tienen que terminar el escrito de los deberes. Ceguera comunicativa. ¡Qué triste!

    Me gusta

    1. “El anti-escritor”, me encanta. Creo que es una buena definición para todas esas personas que quieren escribir, pero no quieren aprender a ser escritores.
      En mi caso, como explico en el artículo, escribí un texto vacío porque lo necesitaba como ejemplo. Pero me estoy dando cuenta de que no lo escribí sin ganas porque llevaba tiempo con la idea en mi cabeza y quería escribir algo así, por saber qué saldría de ahí.
      Saludos.

      Le gusta a 1 persona

      1. Quizás algunos relatos en blogs salen por la necesidad de comunicar más que por escribir bonito. Hay textos de historia, antropología, o ciencias exactas, en los que el estilo literario es detestable, sencillamente. Sin embargo, el comunicar conceptos complejos no siempre es fácil, y la tarea de terminar y editar un comunicado, sea un post, un artículo, un libro o una tesis, no es demasiado diferente.

        En cualquier caso hay que pensar en donde termina el comunicador y empieza el escritor. Creo que tú has marcado la diferencia excelentemente en este post. Gracias por tu comentario! Buen domingo.

        Le gusta a 1 persona

  2. Lo que tengo claro es que has utilizado en el anti relato todo tipo de errores de escritura a propósito para mostrar cómo puede mejorarse. El comienzo lleno de adjetivos intentando ser rimbombantes. Conversaciones que no aportan nada (Hay algo más aburrido?), Una historia sin historia interesante (Básicamente es “Soy nuevo y aún no me he adaptado”), utilización de jerga infantil sin sentido… Cómo ejemplo está bien XD. A ver cómo vas enfocando los consejos de escritura, seguro que son interesantes de leer :). ¡Nos leemos!

    Le gusta a 2 personas

    1. Muchísimas gracias. Sí, lo has entendido perfectamente. Creo que mi profesión como maestra de apoyo toma las riendas en esto de la escritura más veces de las que yo quisiera, y ésta es una de esas veces: poner ejemplos para hacer más fácil la explicación. Saludos.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s