Relatos

Suave melodía

Acaricias mi piel desnuda recorriendo con tus manos cada curva de mi cuerpo. Marcas con ternura las formas de mi cintura. Con tus dedos, rasgueas mi ombligo suavemente, consiguiendo una melodía suave, sensual. Me dejo llevar. Cierro mis ojos y estiro mis brazos, que se van transformando en fino mástil para que formes notas en cada traste. Mi cadera se adapta a tu cuerpo para que me abraces sin miedo; la música empieza a salir por cada poro de mi piel. Mantengo los ojos cerrados, abandonándome al ritmo de tus manos que siguen acariciando mi cuerpo de madera estremeciéndose a tu contacto. Y como las guitarras también sueñan su propia música, yo, que ya soy guitarra, tu guitarra, sueño con una melodía eterna a tu lado con infinitas caricias.

Foto: pixabay.com

2 comentarios en “Suave melodía”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s